Ruta del Vino de Rueda (II)

www.turismoviajes.es Propuestas

Tres días por la Ruta del Vino de Rueda (II)

Texto y fotos originales de turismoviajes.es (Mari Carmen Rodríguez y Mario Cruz Leo)

Día 2.- Hotel Balneario Palacio de Las Salinas; Bodegas y Terruño de Campo Eliseo en La Seca; Comida en Horno de asar Teodoro en Valdestillas; Baño de relax en Palacio de Salinas; Bodega De Alberto y Vendimia nocturna con Bodega Hermanos del Villar.

Palacio de Salinas. Medina del Campo. Valladolid

Anoche llegamos a la hora de cierre del comedor en el Palacio de Salinas, pero tuvimos la suerte que Beatriz y Gerardo, los propietarios del balneario, aún no habían cenado y pudimos saludarnos y charlar largo y tendido mientras cenábamos. Somos amigos desde hace unos cuantos años y siempre que podemos les hacemos una visita y pasamos unos días en este magnífico balneario.

Está situado a tan solo una hora y media de Madrid y a cuarenta minutos de Valladolid y es uno de los Balnearios más emblemáticos del país con las terceras mejores aguas madres de Europa.

Estamos en un lugar idílico, ideal como base para hacer turismo enológico y de  relax. Desde aquí se puede visitar lugares tan emblemáticos como Tordesillas, Olmedo, Rueda y por supuesto Medina del Campo con su castillo de La Mota.

Con 8.000 m2 de instalaciones y aparte del balneario, cuyas aguas fueron declaradas de utilidad pública por Real Orden del 3 de Marzo de 1893 y que están recomendadas para problemas de reumatismo en general, artrosis, fibromialgia y enfermedades de la piel entre otras características, el Palacio de salinas tiene muchas más cosas de interés, por ejemplo cuenta 80.000 metros cuadrados de jardines, que muchas veces acogen exposiciones de escultura al aire libre y cuenta con la Capilla del Milenio un espacio conmemorativo realizado con motivo del cambio de milenio, por encargo de las Naciones Unidas en Medina del Campo.

De estilo ecléctico desde el punto de vista arquitectónico, al igual que el Palacio Balneario, edificio junto al cuál compone el complejo monumental del área recreativa de las Salinas, Cristóbal Gabarrón transforma su interior con el objeto de buscar la reflexión del visitante.

Realizando un recorrido didáctico por el transcurrir de la humanidad durante los dos últimos milenios a través de pinturas murales que cubren todo el interior de la capilla, el autor muestra los errores que hombres y mujeres del Tercer Milenio no deben repetir, y los principios y valores que han de estar presentes en nuestro futuro, que según la Asamblea del Milenio celebrada en Nueva York en septiembre de 2000 son: libertad, paz, solidaridad, tecnología, educación, humanidad, naturaleza, tolerancia e igualdad.

Una excepcional escultura de Cristo crucificado, trabajos en cristal y madera y el portón de acceso a la Capilla, completan un conjunto de arte contemporáneo de un alto valor simbólico y monumental realizado in situ por Cristóbal Gabarrón durante 2 años.

Ya desde el s. XVII se tienen referencias de que en el páramo de las Salinas que en épocas de lluvia se embalsaba el agua y cuando se evaporaba el agua aparecía un sedimento blanquecino, que no era otra cosa que depósitos de sal; de ahí el nombre de ‘Las Salinas’.

Algunas personas acudían a aplicarse los lodos con estas sales por el cuerpo y fue extendiéndose la noticia de que allí se curaban las enfermedades de la piel y otras dolencias de los huesos y las articulaciones.

Ya iniciado el siglo XX, se construyó una sociedad mercantil presidida por el medinense D. Francisco Belloso, que en 1912 puso en marcha el gran hotel (actual edi­ficio) cuyo diseño arquitectónico fue realizado por los mismos arquitectos que el Palacio de la Magdalena en Santander. www.balneariogranhotellassalinas.com

Bien descansados nos dirigimos hacia nuestro primer destino del día:

Bodega Campo Eliseo

Llegamos a La Seca a las 11, la hora fijada para que Enmanuelle Haas, responsable de enoturismo de Campo Eliseo, nos reciba en la casa solariega del siglo XVIII donde se ubica la bodega. Nos espera para acompañarnos a ver los viñedos.

Para conocer los secretos del vino que hacen comenzamos por conocer el terreno, no es mala idea.

En los años 80, comenzando su andadura profesional en el mundo del vino, François Lurton y Dany & Michel Rolland se conocen y la coincidencia en su filosofía sobre el mundo del vino y su buena amistad personal les hace emprender este proyecto común en España.

El objetivo es elaborar vinos de alta gama de Toro y Rueda con técnicas de vinificación propias.

En los años 90 François Lurton descubre un viñedo perteneciente a la D.O. Rueda que le convence, donde el terruño y la climatología dan el tipo de uva que anda buscando, este es el terreno que vamos a visitar.

Se halla en un alto denominado “Camino del Puerto” ya que vinculaba el Duero con Medina y era camino de comercio desde donde se pierde la vista en la lontananza, con unas vistas fantásticas hacia otros viñedos, unas manchas de pinos y Tordesillas. Definitivamente el viñedo tiene una ubicación especial.

A pesar de tener las vides en espaldera, se vendimia a mano, previamente realizan una vendimia en verde ya que buscan calidad de la uva por encima de la cantidad, no se daña el pie de la cepa y se selecciona mucho en la recogida. Debido a todo esto solo producen entre 3.000 y 6.000 botellas de su vino blanco Top, el Campo Eliseo.

Volvemos a la casa solariega-bodega y hacemos una visita por sus dependencias, hall, habitaciones, salones, comedor con chimenea en medio, a un lado unos sillones que invitan a la lectura, al otro lado de la chimenea junto a la cristalera que da a los jardines, una mesa donde se realizan catas cuando el tiempo es desapacible fuera.

En los jardines exteriores se encuentra un jardín, varias dependencias, un porche abierto donde se hacen las catas cuando el buen tiempo acompaña y una nave de nueva construcción presidida por un escudo heráldico desubicado pero que muestra el rancio abolengo de la casa solariega.

En esta nave se encuentra la tecnología más vanguardista de la bodega, sin embargo, nuestro interés está más centrado en las tres bodegas subterráneas excavadas a más de 10 metros de profundidad que confieren a esta bodega el estatus de ser “la única bodega de la D.O. Rueda   en la que vinifícan vinos blancos”

Por debajo, galerías subterráneas, cubas en forma de huevo, barricas y la emoción de viajar en el tiempo, el tiempo del vino fermentado y reposado, mimado por el saber hacer para llegar a la botella alegre, fresco, vino blanco de alta gama, vino Campo Eliseo.

Hemos catado un par de vinos, excelentes vinos en esta bodega y nos han abierto el apetito o ya lo teníamos abierto, ¡14h. 20 minutos! nos despedimos de Enmanuel y nos dirigimos a Valdestillas a comer.

Asador Teodoro

Nos reciben Rubén y Ángel Hernández, hijos de Teodoro y Marta, artífices del funcionamiento de este magnífico asador y nos enseñan en primer lugar el Palacio de Banquetes, donde se celebran las comidas de muchos comensales. Esta decorado con pinturas murales hechas a mano, muy eclépticas, basadas en clásicos pero con referencias sobre todos a banquetes y comidas.

De ahí pasamos al Restaurante Asador donde vamos a comer; éste es mucho mas recogido y familiar, con el horno acogiendo la pieza de lechazo que han preparado para nosotros, ya que el lechazo hay que encargarlo con al menos cuatro horas de antelación, el tiempo que se lleva en el horno para que salga perfecto.

Dicen los antiguos que en las cocinas “se hace magia” y ellos presumen de tener un equipo de “magos” fantásticos, con unas manos excepcionales, pero la magia no se hace sola sino con producto y para ello ponen todos los medios humanos en buscar, encontrar y comprar la excelencia de todas las materias primas que entran cada día en sus fogones.

Los pequeños productores y artesanos tiene nombres y apellidos, así tenemos los lechazos de auténtica raza churra al pastor de Sácramenia que provienen de José González y familia, los jamones de pura bellota de Carlos y Ángel con D.O.Guijuelo, los quesos de Ramón, maestro quesero, provienen del pueblo de Pollos, los afamados “Campoveja” de Serrada y “La cruz del pobre” de Pedrajas.

El aceite, ¡Oh el aceite! preciado oro en las cocinas, elaborado por Enmanuel proviene de la Sierra de Gata, artesano de oliva puro virgen extra en las variedades Picual y Manzanilla.

Las Legumbres del Tío Pichu, el mismo que siembra y recoge y los panes hechos en horno de leña de Enrique y Maicu, que os sonarán del anterior capítulo de esta Ruta del Vino de Rueda, en Gomeznarro, Pecado Artesano.

Esta es su filósofía, ahí es ná.

Lo primero que comemos es un trozo de pan y nos encontramos con un sabor familiar, los panes de Maicu y Enrique son reconocibles una vez se han probado, empezamos la comida Pecando.

Comemos una tradicional morcilla con pasas, piñones de Castilla y almendras y unos pimientos asados para abrir boca, un solomillo de ternera de Ávila al hojaldre con verduras, setas y boletus para entrar en calor, llegamos al momento culmen, ese lechazo Churro de Sacramenia asado a la encina durante tres horas. Una delicatesen.

Para terminar una degustación de postres, todos hechos con el mismo esmero que el resto del menú: Natillas de yemas de huevo con canela y piñones recién tostados, arroz con leche cremosos al estilo asturiano, tarta de requesón con crema de frambuesa y fresitas, flan de huevo caramelizado hecho en horno de encina y helado biscuit glaceé con chocolate fundido y piñones castellanos. Quien se resiste a esto.

Durante la comida, charlamos y aprendimos todos los secretos de esta casa de la mano de Teodoro y Marta, la esencia, de Ángel que nos explicó paso a paso como se hace un buen lechazo y nos lo demostró, y sobre todo con Rubén, que habla por los cuatro con una pasión que comprendes la máxima de este asador “Disfrutamos haciéndole disfrutar, que su paladar goce es nuestra máxima satisfacción”

Bodegas deAlberto (Hijos de Alberto Gutiérrez). Valdestillas

A Bodegas deAlberto nos acompaña Cristina Solís, Gerente de la Ruta del Vino de Rueda. Allí hemos quedado con Ángeles Jiménez Alonso, responsable de comunicación y enoturismo de la bodega.

Nos encontramos en una antigua casa de labranza fundada por la Orden religiosa de los Dominicos en el siglo XVII la tienda y eso nos permite ver todos los vinos de la bodega entre los que destaca la elegancia de la botella de De Alberto Dorado, con su tapón de cristal, que esconde dentro de ella el vino más especial de la bodega. Después de una pequeña charla pasamos al tesoro escondido: la bodega subterránea tallada a mano por esta orden hace más de 350 años.

En el subsuelo de Serrada se encuentran estas bodegas subterráneas de más de un kilómetro con varios túneles y bifurcaciones, ellos le llaman la Memoria habitada de la bodega mantenida viva de forma ininterrumpida durante más de 3 siglos y medio.

Paseamos sosegados, saboreando estos momentos subterráneos, empapándonos de todo lo concerniente a la crianza del vino.

Visualizamos mentalmente a esos monjes dominicos picando la dura piedra, nos deslizamos mentalmente en la historia de los vinos que dormitan en barricas, antiguos depósitos de hormigón y botellas como última morada antes de llegar al paladar de alguno de nosotros, se está fraguando algo grande.

Tesoro al descubierto

La damajuana es una garrafa con forma de castaña y en De Alberto las hay a miles y aquí es donde nace el vino más emblemático de la bodega: De Alberto Dorado.

El nombre de damajuana viene probablemente del francés. Hay una anécdota que cuenta como la reina Juana I de Nápoles se refugió en el taller de un maestro vidriero durante una tormenta. Al interesarse por la fabricación de botellas el maestro ofreció a la reina la posibilidad de hacer una y esta sopló tan fuerte que consiguió una de 10 litros de capacidad, muy por encima de lo considerado normal; a esta botella y a otras de su tipo que se fabricaron posteriormente se las llamo dame Jeanne o damajuana en español.

En estas damajuanas, bajo un método de crianza oxidativa, se expone al sol, al frio, a la noche y al día durante unos cuantos meses y posteriormente se envejecen en barrica.

Estos vinos oxidados de esta manera, son los que caracterizaron la producción del vino de Serrada por excelencia durante años y Bodegas De Alberto ha mantenido su producción hasta ahora, encumbrando este vino a la máxima categoría de reconocimiento a través del De Alberto Dorado, siendo actualmente el único elaborador tradicional del Dorado de Rueda, siendo los hijos de Alberto Gutiérrez la quinta generación de estos excelentes bodegueros. .

El De Alberto Dorado es un homenaje a los vinos históricos de Castilla y León, el añejo que es considerado el “vino de la corte de los Reyes Católicos” y que fue el germen de la D.O.Rueda.

Una cata después de la visita a todo el complejo de damajuanas, al que llaman “la playa” y está al aire libre por supuesto, nos hace pensar de nuevo en cómo se puede crear un vino tan excelente, que huele a una cosa y sabe a otra. Huele bien y sabe mejor.

Vendimia nocturna con Bodega Hermanos del Villar. Rueda

Dice Pablo del Villar que ellos hacen vino y lo hacen bien, esa es su máxima, para ello cuentan con 150 ha. de viñedo en los términos de Rueda, La Seca y Alaejos, en la provincia de Valladolid.

Toda la vinificación se basa en el proceso de “extracción sin modificación” buscando respetar al máximo las características varietales y de cada parcela.

En este esmero utilizan las técnicas más avanzadas como vendimia nocturna, criomaceración peculiar, fermentación con levaduras propias y la crianza sobre lías con battonage.

Nosotros realizamos una vendimia nocturna: recogida, carga y descarga en bodega y visita a la bodega y aquí os lo contamos.

Llegamos a la vendimia a las 23 horas y las máquinas ya están trabajando, no explican un poco en qué consiste y nos subimos a una maquina cosechadora que va a una velocidad de entre tres-cuatro kilómetros por hora. En la que subimos el conductor es de Murcia y lleva una música tecno-dance a todo trapo. Son muchas horas recolectando y las combaten como pueden.

Una vez completada la carga nos bajamos en el momento de descargar al tractor que cuando se colmate irá a la bodega a descargar.

Estamos en la bodega el tractor va a soltar su carga. Como estoy muy bajo y casi no llego a fotografiar la descarga, Pablo me acerca 5 palieres con una máquina para que coja altura. Perfecto.

En esto noto una especie de complicidad entre Pablo, el conductor del tractor, Mari Carmen y Cristina, así como el observador de la descarga; comienzan unas risitas que interpreto como que algo va a ocurrir.

Estoy preparado y comienza la descarga, de pronto me llueven uvas y mosto que sale despedido en su ímpetu por salir del remolque aunque ni me inmuto y sigo haciendo fotos.

Cuando termino y me observo estoy todo pegajoso pero creo que las fotos son buenas. No importa pero tengo que dedicar un buen rato a limpiar la cámara y el objetivo.

Visitamos la bodega y tomamos un vino con Pablo, como no podía ser menos, y nos vamos a descansar.

Son las tres de la mañana y el Palacio Balneario de Salinas está cerrado, hay que llamar a un teléfono nocturno y pensamos ¿a quién estaremos molestando hoy? Nos abre nuestro amigo Javier, que de paso aprovechamos para saludar ya que en dos días aún no lo habíamos visto.

Mañana será otro día.

www.facebook.com/turismoviajes.es

 

 

URL: http://www.turismoviajes.es/?p=7978

Escrito por el Oct 13 2018. Archivado bajo propuestas. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Dejar un comentario

Enlaces Destacados

    Buscar en Archivo

    Buscar por Fecha
    Buscar por Categoría
    Buscar con Google

    Galería de Fotos

    Acceder | Designed by Gabfire themes