La Tribu de los Iban. Sarawak. Borneo. Malasya

www.turismoviajes.es Islas. Borneo

Texto y Fotos: Mario Cruz Leo

Nos encontramos en el Sudeste asiático en la Isla de Borneo, la tercera isla del mundo en cuanto a tamaño, compartida por Malasya, Brunei e Indonesia, para ir al encuentro de los Ibam, que se distribuyen en la zona malaya de la isla, a su vez dividida en dos regiones Sabah o Borneo septentrional y Sarawak, cuya capital, Cuching, será  nuestro punto de partida. 

Los Iban constituyen una serie de tribus distribuidas por las junglas de Borneo, vertebradas en torno a los ríos, que intentan mantener un tipo de vida ancestral.

La Jungla en esta zona es una de las más tupidas del mundo, esta constituida por bosques tropicales lluviosos que albergan multitud de especies vegetales y animales, siendo una de las más importantes el Orangután (Pongo pygmaeus) u Hombre de la Selva (del malayo Orang Hutam) que encuentra aquí uno de sus últimos reductos mundiales como especie en libertad.

La importancia de este simio de pelo rojizo y largos brazos que le sirven perfectamente para desplazarse por los árboles, lugar donde pasan la mayor parte de tiempo, siendo, de entre los grandes simios, el más arborícola, reside en su notable inteligencia, es uno de los pocos animales que pueden usar herramientas asiduamente para proporcionarse alimento;  en  su escasez, ya que se halla en peligro de extinción, en lo inestable de sus poblaciones, ya que dependen en gran medida de la conservación que se haga de su hábitat, los bosques tropicales lluviosos, que como los del Amazonas en Sudamérica, están siendo objeto de tala constante e indiscriminada, y en la captura ilegal por parte de furtivos para venderlos como mascotas.

Conscientes de esto, los malayos construyeron el centro de rehabilitación de orangutanes de Sepilok, en la selva cercana a la ciudad de Sandakan.

En este medio ambiente, como decíamos, se encuentran las distintas ramas de la Tribu de los Ibam, de las cuales podemos saber más si visitamos el museo Cultural Village de Sarawak, pero lo mejor es convivir con ellos aunque solo sea por un día y una noche para poder observar algo de su modo de vida, como utilizan la cerbatana, que usan para cazar o pescar, que uso le dan a las plantas del entorno, como construyen sus viviendas, con que elementos realizan sus artesanías, etc.

El poblado que voy a visitar se encuentra a orillas del Río Lemanak. La llegada hasta un poblado Ibam, como no podía ser de otro modo, se hace a través del río, en una embarcación alargada hecha a mano con madera de los abundantes árboles de la jungla, la dirige una mujer mayor, experta en interpretar las bravatas del río, sus corrientes y sobre todo los bancos de arena que pueden hacer varar la embarcación. Al timón, en la parte de atrás de la embarcación, su nieto, que interpreta cada gesto de la mujer y vira a diestro o siniestro dependiendo de la orden.

El rió no es muy profundo pero baja bravo, arrastrando trozos de troncos, ramas y hojas que entorpecen la navegación y a veces se hace peligroso, lo que pone un poco de aventura en nuestra expedición; vemos gente pescando, agarrados en la orilla con una mano y sosteniendo una especie de nasa en la otra. Después de unos treinta y cinco minutos llegamos a un  embarcadero construido en la parte baja del poblado, donde nos espera una mujer con el gong tradicional que alerta a los habitantes de la zona que hemos llegado; los primeros en aparecer a darnos la bienvenida, son como siempre, los niños, luego los jóvenes y por último los más mayores de la tribu.

El poblado se halla en alto, para evitar que las crecidas del río lo arrastre cada dos por tres, además las casas se soportan sobre pilotes para que el agua de la lluvia, tan abundante en este tipo de selvas tropicales, donde la humedad ronda permanentemente el 90%, corra por debajo junto con el barro generado, además de dejar espacio para que cerdos y gallinas pululen comiendo todo tipo de bichos y constituyendo la primera barrera de defensa para que estos no lleguen al interior de las construcciones, donde habitan las personas. Llama la atención una gran construcción de madera, muy grande y alargada, denominada Longhouse o casa comunal, en torno a la cuál se vertebran el resto de construcciones del poblado.

Esta casa comunal consta de dos partes bien diferenciadas. El Ruai o pasillo comunal, donde se habla, se fuma, se hacen relaciones, se juega, se realizan artesanías o se ponen en común las cosas importantes de la comunidad; también para las fiestas, danzas y rituales de la comunidad. A lo largo de este pasillo comunal se abren puertas que dan a las ” habitaciones”  familiares privadas, donde pueden vivir hasta bastantes personas de la misma familia: padres, hijos y abuelos. En estos espacios se cocina, se come y se duerme, y solo se puede entrar si te invitan, pero por las zonas comunes te puedes mover a cualquier hora. 

Pueden vivir más de 150 personas en esta Loghouse, regidos por un Tuai Rumah o jefe de tribu, leyes propias y tradiciones que intentan mantener, como sus danzas rituales..

Su modo de vida esta basado en la caza y la recolección, pero también tienen plantaciones y ganado doméstico, están a caballo entre la civilización y la selva, algo muy parecido a lo que pasa en la Amazonia brasileña con los denominados caboclos.

Hasta el año 1888 estas tribus cortaban las cabezas de sus enemigos y las colgaban en el techo del ruai. 

Hay un rasgo muy característico de los Ibam, sus tatuajes. El Tatuaje es una parte integral de su cultura, un ritual específicamente relacionado con las creencias espirituales, estos tatuajes son conocidos en todo el mundo aunque no se sepa ni siquiera situar en el mapa la Isla de Borneo.

Efectivamente, con la moda de tatuarse el cuerpo imperante en las sociedades occidentales, se ha investigado mucho sobre los tatuajes de las tribus Ibam de Borneo, que se llevan haciendo desde hace cientos de años, siendo muy buscados entre otros el símbolo conocido como Rosa de Borneo que parece ser un tatuaje que portan los tatuadores del la tribu Ibam como grado jerárquico muy alto, aunque otros interpretan que el tatuarse la Flor de Borneo lo que indica es el paso de la niñez a la madurez y otros que es un símbolo de poder dentro de la tribu. En cualquier caso, la técnica de tatuado parece ser que es con dos varas una con las agujas en la punta en forma de T y la otra para golpear la vara de las agujas e ir realizando el tatuaje.

Otro de los tatuajes sobre los que más se ha especulado es el Escorpión de Borneo. Este símbolo, a veces también conocido como Kala, fue observado sobre todo en los diseños de Carlos de la Manguera, un funcionario civil que trabajó en Borneo durante 20 años y el antropólogo ingles Willian McDougall que publicó en el año 1923 un libro sobre las Tribus paganas de Borneo. Parece ser que el Escorpión de los Ibam es una interpretación Sui géneris del mítico perro/dragón relacionado con la protección de los espíritus malévolos.

Sea como sea, una cosa es segura, yo he estado con los Ibam y puedo asegurar que las mujeres de la tribu no llevan tatuajes y algunos hombres tienen prácticamente todo el cuerpo tatuado.

 www.facebook.com/turismoviajes.es

 

Enlaces Destacados

    Buscar en Archivo

    Buscar por Fecha
    Buscar por Categoría
    Buscar con Google

    Galería de Fotos

    Acceder | Designed by Gabfire themes